martes, 9 de noviembre de 2010

1.A partir de los 14 años en los varones y de algo menos en las mujeres, el cuerpo comienza a cambiar al ritmo de los estímulos hormonales. Estos cambios se dan a todo nivel, y son particularmente observables en sus movimientos corporales y en la relación con el espacio. En el caso de los varoncitos, aprovechar el gran impacto hormonal (en especial de la testosterona) es muy provechoso. En el caso de las niñas, un entrenamiento de alta competición y máxima exigencia puede alterar su desarrollo y hasta retrasar su primera menstruación. Pero veremos aquí la práctica de los deportes con otro objetivo: el de la salud física y la recreación del adolescente.
Cuando se asiste el entrenamiento deportivo de un niño en su pasaje a la adolescencia, es importante prestar atención a su desarrollo psicomotriz. Los deportes -todos ellos- ayudan a este aprendizaje neuromotor y, por lo tanto, aquellos adolescentes que vienen realizando algunas disciplinas deportivas desde pequeños están en mejores condiciones de asimilarlo. Lo ideal es que un individuo experimente diferentes deportes a fin de tener la mayor cantidad de experiencias motrices. En ese sentido, las horas que se dedican a la actividad física en los sistemas educativos deberían brindarle una formación física básica, que le ayude a organizar su esquema corporal. Esto le ahorrará tiempo y esfuerzo al encarar una disciplina deportiva determinada.
Muchos se preguntan cuál es el mejor deporte para que el adolescente se desarrolle sano. En realidad, ninguna disciplina es desaconsejable, aunque algunas parezcan más riesgosos que otras, como el rugby u otros deportes de mucho contacto, por ejemplo. Otros, como la natación, presentan a primera vista muchos menos riesgos. Pero todos tienen beneficios y el adolescente los elegirá por otros motivos, que tienen más que ver con su perfil psicológico. Algunos optarán por los deportes solitarios como la natación o el tenis, y otros preferirán compartir en los deportes colectivos como el volley-ball o el foot-ball. Si bien siempre se busca que el niño o el adolescente sociabilice con sus pares, no podemos obligarlo a elegir determinada disciplina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada